Noticias

Los afiches del ‘Mono’ González por el Apruebo: “han llevado el trabajo a las calles, porque falta calle, territorio”

RADIO EN VIVO ONLINE - NOVEDADES, NOTICIAS Y MÁS

Desde que se anunció la entrega de afiches por el Apruebo de Alejandro “Mono” González (75) en el local de “Libre Arte” -ubicado en San Antonio 468, local 3- las copias se fueron en un par de horas. En estas últimas dos semanas se han impreso cerca de 15 mil afiches entre los que se han regalado en la librería y otros que se han distribuido a las Brigadas Ramona Parra (BRP) para pegarlos en distintas comunas de Santiago.

Planeando junto a César Padilla, dueño de la librería, cómo llegar a más lugares, el Mono dice que es necesario mandar copias a regiones y la idea que tienen es distribuir un tiraje de la propuesta de nueva Constitución a luca, con un afiche en formato más pequeño adentro.

Desde su casa en San Bernardo el mono llega hasta Santiago centro para seguir firmando afiches, recibiendo el cariño de la gente que le da su reconocimiento como destacado muralista, que ha sabido llevar el arte y la política a los territorios en procesos históricos, como lo fue con el fin de la dictadura y actualmente con el plebiscito que decidirá el futuro de la Constitución escrita en esa época.

En unas semanas viaja a Italia, donde va a estar pintando un mural en una iglesia de Nápoles, pero antes de eso se va a concentrar en entregar la máxima cantidad de afiches por el Apruebo y en seguir preparando su libro “La Tercera Edad del Mono”, como adelanta a Interferencia.

– ¿Cuántos afiches han impreso y cómo se están distribuyendo?
– Se han impreso cerca de 15 mil afiches, de los cuales han sido cinco diseños míos y de otras personas ha habido dos o tres. Sobre el financiamiento, no hay de partidos políticos, ni de nadie, sino que ha sido de nosotros y de los que empezamos a vender. Las BRP (Brigadas Ramona Parra) han salido a pegarlos a las calles y ha sido muy interesante porque nos dimos cuenta que la gente los venía a buscar como para llevárselo a las casas. Se volvió a prender el cariño hacia el papel impreso. Tenemos dos puntos de entrega: en la Librería, de lunes a viernes, y en el persa Bío Bío, en el “Taller del Mono”, los fines de semana.

– ¿Cómo ha sido la recepción de las personas que van a buscar sus copias?
La gente llegaba a la librería y nos pedía que los firmáramos. Llegamos a un acuerdo, porque para nosotros es un honor que les guste el diseño, pero la idea es que los peguen en las calles. Acordamos que los colgaran en sus casas primero y que después le pusieran marco, o si querían lo guardaran. Nos pasó primero con el de Boric, donde después había tazones o poleras con ese diseño, entonces ya empieza a funcionar de una manera colectiva. Ya no es de uno, pasa a ser de todos. Eso nos pareció muy interesante. La gente ha venido mucho a buscarlos a la librería porque me conocen como muralista, no como diseñador gráfico porque no lo soy, pero sí trabajo harto lo gráfico en los murales, en los proyectos, en los bocetos. Entonces, empezamos a aplicar un nuevo método que es retomar los papeles impresos como en la época de los 70’.

– Ahora que una parte importante de la información se hace en redes sociales en las campañas políticas, ¿cuál es la importancia de mantenerse en los territorios con el papel?
– El papel te da una relación directa con la gente, incluso el volanteo, que es un papel chico que a veces la gente ni la lee. El afiche tiene algo de decorativo, pero también es contingente. En las BRP conozco a los cabros, a los jóvenes, y al conversar me dicen que es más fácil salir en el día para la puerta a puerta, de forma directa con la gente en sus poblaciones o salen a pegar en la noche así la gente no saca los afiches. Una anécdota: en la época de Allende salíamos a pegar unos afiches y la gente nuestra los despegaba y se los llevaba para la casa, entonces, no cumplía la función. Hay algo de eso que se está repitiendo hoy. El esfuerzo que hacemos es concientizar a la gente que está en colaboración con nosotros, como una red en la base de los territorios. A veces existen carencias de recursos que nos obliga a usar el ingenio y cuando uno está trabajando en territorio hay experiencia que se van compartiendo. De alguna manera, los afiches han llevado el trabajo a las calles, porque falta calle, territorio.

– Los afiches que has difundido mantienen la estética de los años ochenta con mensajes contra la dictadura. ¿Apelar a la memoria es necesario para recordar el nuevo proceso que estamos atravesando?
– Es necesaria la memoria, pero también sin nostalgia, sin victimización. Los afiches tienen que ser optimistas, en el fondo, discutimos también la línea editorial del diseño, que no es desde el dolor, sino de que vamos a ganar. Nos pasó con el de [Gabriel] Boric, que, incluso, lo convertimos en un tapiz hecho en tela que lo entregamos la semana pasada a La Moneda. Se llama el “Árbol que mira”, en el fondo, ese árbol que estaba en la calle está vigilando también adentro de La Moneda. Es para recordarles que aquí hay territorio, hay calle y no hay que olvidarse de eso.

– ¿Cuál es la sensación que percibes de la gente frente a la propuesta de nueva Constitución?
– Hay una manipulación, una orientación de las cosas, en las líneas editoriales de los diarios. Cuando nosotros estamos acá, en la librería, las líneas editoriales son transparentes. Estoy feliz con el resultado del proceso de esto. Hemos impreso muchos afiches, esto es muy importante porque esta es una acción de política y arte y a la vez estamos haciendo una educación visual también.

– ¿En qué proyectos estás?
– Ahora estoy haciendo un libro que se llama “La Tercera Edad del Mono” para el que hemos ido recogiendo un montón de experiencias. Yo ya tengo 75 años y estamos haciendo un registro de mis trabajos en arte desde el estallido social, donde empecé a pegar unos afiches que imprimí en serigrafía. Me gustaría hacer un afiche que diga “Ganaremos los más sencillos, ganaremos”, que es algo que pintamos en murales en la época de Allende. Ese era el sueño, que pese a todo íbamos a ganar.
También estoy muy contento porque ahora estamos pensando en un tipo de diario o una revista que saldrá desde aquí al Apruebo, por lo menos una edición cada quince días. Ya estamos hablando con el diseñador y vamos a seguir las próximas semanas. Lo queremos hacer para que se lo lleven a luca o para que se entregue una cooperación.

Entrevista realizada por Interferencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.